julio 15, 2024

Investigador ruso apoya actividades en la Escuela de Ciencias de la Tierra.

Spread the love

 

15-Marzo-2012

En el marco del convenio de colaboración con la Universidad de Reglamentación de Tierras de Moscú, el investigador ruso Vladimir N. Baranov se encuentra de visita en la Escuela de Ciencias de la Tierra de la UAS, a invitación del recién creado Centro de Astronomía, para trabajar en la determinación del Trópico de Cáncer en puntos importantes de Sinaloa, asesorar a profesores de las materias de Geodesia Cósmica y Astronomía de Posición y apoyar en la elaboración del programa de Astrometría de la nueva Licenciatura en Astronomía.

Baranov, catedrático del Departamento de Geodesia y Astronomía de la universidad moscovita, comentó que ésta es la sexta ocasión que realiza una estancia académica en la Universidad Autónoma de Sinaloa.

De los trabajos en el Trópico de Cáncer, que desarrolla conjuntamente con los investigadores universitarios Daniel Mendoza Araiza y Tatiana Nikolaevna Kokina, dijo que ya están terminados en lo que respecta a la maxipista Benito Juárez Mazatlán-Culiacán, con una precisión de tres décimas de segundo, y están por determinar esta línea imaginaria en la carretera Mazatlán-Durango, con lo cual concluirían un trabajo que se inició hace 14 años.

Apoyado en la traducción por Mendoza Araiza, Vladimir N. Baranov dijo que en esta visita a la UAS se encontró con la agradable novedad de que en la Escuela de Ciencias de la Tierra está por abrirse la Licenciatura en Astronomía, ante lo que señaló que en México hay muy pocos astrónomos profesionales, por lo que esta carrera ayudará mucho en este aspecto.

El académico ruso dijo que en lo referente a su rama está ayudando en la elaboración del programa de Astrometría y esta nueva licenciatura “presenta a los jóvenes una alternativa de estudio, lo que permitirá una mayor producción de astrónomos para el país, y si México no se actualiza y se pone a la vanguardia sería un error, pues actualmente los trabajos astronómicos se hacen en equipos cooperativos, o sea, de unión de varios países, entonces, eso da la oportunidad y tiene un sentido hacer esta carrera”.

Aunado a lo anterior, Baranov destacó que nuestro país debería también aprovechar que existen unas condiciones atmosféricas que calificó de excelentes para llevar a cabo observaciones astronómicas.

De igual manera, consideró un gran acierto de la UAS su participación en la red internacional de monitoreo de la basura espacial, debido a lo cual está por instalarse un telescopio en la zona de Cosalá.

“Actualmente, debido al desarrollo de la astronáutica y el uso del cosmos cercano a la tierra, este espacio ha sido sobreutilizado y cada día es mayor la existencia de objetos artificiales en esa zona, lo que también ha traído como consecuencia que haya mucha basura, mucho desperdicio allá que no se quema, que quedó como un cuerpo artificial más girando alrededor de la tierra y presenta un peligro para el plantea y la misma producción astronáutica, de ahí la importancia de estas acciones”, puntualizó el investigador del Departamento de Geodesia y Astronomía de la Universidad de Reglamentación de Tierras de Moscú.